Acerca de mi

“Una de las cosas más emocionantes de pintar es ver la reacción de los demás cuando el trabajo está terminado. Con el óleo he descubierto la mejor herramienta para plasmar sentimientos en cada pincelada y descubrir las infinitas posibilidades que eso me ofrece para jugar con texturas, colores, pigmentos, y seguir causando pasión en el que mira. Aunque lo que realmente me motiva es la gran cantidad de momentos que se pueden crear cuando simplemente observas por ahí y te dejas llevar por cada instante de la vida y las maravillosas cosas que te puede ofrecer si te fijas con atención”.
Si definimos el arte por el placer que nos produce determinada obra, llegaríamos a una definición inexacta; es como el alimento, no todo lo que comemos nos gusta, no todo lo que nos gusta es bueno, por lo tanto, no todo lo que no nos gusta deja por ello de ser arte.

El arte supone una comunicación de tipo intuitivo: ver más allá de lo que aparece; es algo así como la función perceptiva y sugerente del símbolo religioso. El hombre es capaz de percibir y experimentar todas las emociones humanas, pero sólo unas cuantas de ellas puede trasmitir a otros. Es allí, cuando lo subjetivo se objetiva en el “objeto” comunicativo, como un vehículo ideal y, desde allí, penetra en el alma del receptor que contempla una obra que él llama “de arte”. A este objeto en sí lo llamamos “obra de arte”. No sólo por estar cargado de las emociones del autor, sino por comunicar las mismas al espectador de la obra.

Aquella carga simbólica, emocional, que durante siglos fue monopolio de los objetos con fines religiosos, ahora, bajo una nueva concepción, pueden ser patrimonio de todos aquellos espíritus sensibles sin la necesidad de tener una experiencia devocional.

Hay arte en la naturaleza, en la sonrisa de un niño, en una palabra expresada en el instante adecuado, en el sonido de la música, en toda faceta de la existencia humana, pero siempre y cuando éstas se reflejen en el espíritu sensible. “El arte igual a belleza” o “arte igual a placer” son ecuaciones que no le satisfacen. ¿Qué es el arte? ¿Acaso es arte sólo aquello que nos agrada, que nos produce placer y que excita el deseo de nuestros sentidos? Tolstoi relaciona el arte con una visión subjetiva. Pero no habla de la subjetividad que nos produce placer, sino de aquella que nos comunica emociones. (¿Qué es el Arte? Tolstoi)

A grandes rasgos en la obra de Pilar de Arriba abundan los colores de la naturaleza en su tema sobresaliente, los paisajes. Sabe lograr la alegría, luz, vida o tristeza y melancolía, usando fríos o cálidos cada vez. También momentaneidad e instante con su pincelada Impresionista o rapidez en el tiempo con la precisa y firme. Vida y Alegría es lo que la obra de Pilar de Arriba va a transmitirles, porque son todas obras hechas con ese placer de deleitar y hacer pasar, durante todo el recorrido, increíbles momentos de bienestar. (Virginia Catalán, experta en arte).

“Agradezco a mi padre que me enseñara a plasmar con dibujos el amor por la naturaleza desde que tuve uso de razón, a mi madre la fé que le profesa a mi arte, a mi hermano y su prole su paciencia y su amor, a mi muso, y a todos mis seguidores nuevos y de siempre también gracias, sin todos ellos ésto no habría sucedido”.
   
SUBIR